miércoles, septiembre 22, 2021
Inicio Sermón Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque Jehová me sustentaba -...

Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque Jehová me sustentaba – Salmos 3:5

Tal como dijo el salmista David “el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida”

Los salmos son ideales para mostrarnos como debemos vivir la vida cristiana. El Salmo 3:5 es justamente una promesa para los hijos de Dios, es decir, para aquellos que han decidido vivir una vida siguiendo los designios de Dios.

Antes de ir a la cama es un momento idóneo para leer un versículo bíblico para dormir en paz y con Dios vigilando y cuidando tus sueños.

La manera en como te acuestes y te levantes, está en las manos del Señor. Cuando permaneces fiel en el sendero del Señor, las promesas de Dios te alcanzaran, y cuando entiendes esto podrás vivir en plena paz.

Yo me acosté y dormí, Y desperté, porque Jehová me sustentaba – Salmos 3:5

Tal como dijo el salmista David “el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida” (Salmos 23:6). 

El libro de Salmos está lleno de la Palabra de Dios escrita por hombres sabios, que fueron tocados y dirigidos por el Espíritu Santo.

Los salmos permiten que podamos leer y escudriñar las Escrituras y conocer mejor como vivir según los designios del Señor. La Biblia está llena de las promesas de Dios para todos sus hijos, por ello es importante que la leamos porque es un recordatorio de lo bueno que es el Señor.

Confianza en Dios 

Algunos versículos nos ayudan a mantener una relación más estrecha con Dios y nos enseñan como conducirnos en nuestro día a día.

En los versos que encontramos en la Biblia podemos interpretar las experiencias de grandes hombres de Dios, quienes tuvieron plena fe en Él y nunca dudaron del Señor. Por ello, como buenos cristianos debemos meditar la palabra de Dios.

Confiar en Dios nos da paz Dios es Todopoderoso y en sus manos esta nuestra tranquilidad y paz, porque así Él lo ha prometido. No temas al irte a la cama, porque Jehová siempre está vigilando tu sueño y está contigo en todo momento.

Dios contigo 

Dios está contigo en todo momento, no te desampara en ningún momento, así que nunca dudes de Él. Confía en Dios, porque quien confía en Él está destinado a tener paz.

La promesa de Dios sobre brindarte paz está en el libro de Isaías 26:3 “tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.” Así que confía en Él y Él lo hará.

Lea también:

Deja un comentario

Mas populares