domingo, abril 18, 2021
Inicio Sermón Dios te cuida del impío

Dios te cuida del impío

Tu Dios va contigo como poderoso gigante

Cuantas veces no nos hemos sentido intimidados por alguien o atacados por nuestra fe. Dios te cuida del impío, y va contigo como poderoso gigante, es tu espada y tu escudo. Te protege de todas las flechas que lancen contra ti. Vuelve sal la boca del chismoso, porque tu nombre no será objeto de mentiras, ni tampoco razón de vergüenza. El Señor es un baluarte, que con sus murallas gigante cuida tu hogar, en todo momento puso sus ángeles a cuidar tu entrada y tu salida. En el camino más oscuro Dios es la antorcha que necesitas, va como un sol propio llenando de luz tu camino, y en cualquiera de los casos, Dios te cubre de los impíos.

El Señor te eligió de entre tantos para ser objeto de su misericordia. Gracias a su providencia sanó tus pecados y te hizo nueva criatura. Te puso como cabeza y no como cola, nadie podrá hacerte daño o tocarte, porque mejor es amarrarse una piedra y lanzarse al mar, que atentar contra un hijo de Dios. El Señor no dará por inocente al cautivo, y tampoco dejará que tu espíritu se halle oprimido por los impíos.

Dios te cuida del impío

La palabra de Dios es justa y sana, y tu espíritu lo refuerza, su doctrina sana tu alma vuelve tu cuerpo inmune a las impurezas. Pide a Dios que te cuide en todo momento y te llene de su providencia, porque fuiste escogido de entre tantos para llevar la voluntad del Señor. Usa la palabra de Dios como el poder que necesitas para cubrirte de los enemigos que quieran atentar contra la causa del Señor. Usa tu lengua para bendecir y no para maldecir, porque la lengua del cristiano tiene poder. Al igual que el Señor nos muestra en los proverbios 25:

Mejor es estar en un rincón del terrado,
Que con mujer rencillosa en casa espaciosa.
Como el agua fría al alma sedienta,
Así son las buenas nuevas de lejanas tierras.
Como fuente turbia y manantial corrompido,
Es el justo que cae delante del impío.
Comer mucha miel no es bueno,
Ni el buscar la propia gloria es gloria.
Como ciudad derribada y sin muro
Es el hombre cuyo espíritu no tiene rienda.

Lea también: Dios te da fortaleza

¿Quieres saber mas?

Si te gustaría obtener mas información, noticias y como este puedes seguirnos en nuestra página de Facebook y así estar enterado de todas las buenas nuevas que tiene Dios para tu vida. Bendiciones!

Deja un comentario

Mas populares